sábado, febrero 16

El pollo “tierno”.

Ella, canturreaba mientras pelaba el pollo que su marido le había traído esa mañana del campo. Lo preparía a “la cacerola”, con rosadas cebollas, rojos ajíes y jugosos tomates; todo esto acompañado con finas hiervas que harían de esa cena, una comida exquisita,como a él le gustaba. Sus manos expresaban en sus movimientos, el amor que ponía en ése “trabajo”. Ni bien pone la cazuela sobre las brazas de la hornalla del fogón recubierto con lustrosas baldosas de terracota, oye golpear la puerta de entrada y una voz que le dice : --Hija, soy yo,¡tu padre!. Ella va a abrirle con alegría; le sirve algo fresco y continúa haciendo la comida. Estaban en lo mejor de la “charla”, cuando golpean nuevamente la puerta ... --Hay padre!, quiévendrá a interrumpir este agradable momento?... Se asoma por la ventana y ve que ha llegado su suegra. Resignada, le abre, y con esforzada sonrisa la hace pasar; le ofrece sentarse, y la buena mujer le da primero a la joven, una cesta repleta con frutos de su huerta, luego acepta la invitación. --¿Qué tal don Manuel, como están por casa?. Y una pregunta que va y una respuesta que viene, es así que se arma la
conversación...
La suegra al ver que su nuera estaba preparando un pollo a la cazuela, le dice:--Hija, sabes cuánto hace que no cocino un pollo?... Este año no he tenido ninguna clueca, solo ponedoras. La nuera le contesta :---¡Que lástima!, pero a éste lo dejé pasar mucho tiempo, y en ves de pollo ya era un gallo; no creo que me salga tierno. --La vista la tiene linda; se le ve su piel dorada y la carne blanca. -No se!, ojalá salga sabroso... Y así pasa un rato, hasta que la suegra se levanta de la silla y se dispone a saludar : --- Me voy "hija", hasta otro día; dile a mi hijo que pase alguna tarde por casa. Don Manuel, saludos a su mujer, que hace mucho que no la veo... ---No!, que yo también me voy, ya es tarde y ella me está esperando... La hija se apresura y le dice al padre, que por favor se quede diez minutos mas hasta que llegue su esposo, pues está anocheciendo y no quiere quedarse sola...( y le dice a su suegra)---¡Que lástima que el pollo aún no esté cocido! ; se hubieran quedado los dos a compartir nuestra cena... La buena mujer agradece la “buena intención” de su nuera y se va lentamente

Padre e hija quedan un instante en silencio... Luego ella dice; ¡Vamos
padre, que no tengo miedo!, ¡que el pollo está tierno!...¡ ud se queda a cenar con nosotros!..




Doña “Encarna”, era una “andaluza” con mucho “salero”. Tenía ahijados a

montones, nunca se negaba al pedido de: “Doña Encarna”, ¿quiere ser la madrina de mi

niño?...” Era muy querida en el barrio, allá por el entonces “Maldonado”, en Ciudadela. De esto, hace mucho tiempo. Cada vez que nacía una niña, ella decía:“Estos padres van a tener “ El Pollo Tierno”..., Y volvía a contar ésta historia...


Cuándo nacieron mis hijos, me dijo: ¡¡"Aguanta niña que tus pollos no serán tan tiernos"!!!

Alejandrina T.
25-02-03.


En memoria de doña Encarnación Gonzales: para mi y mis hermanos; ¡“madrina”!...

´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

7 comentarios:

Julieta dijo...

Como siempre ,me gustó mucho.Está bueno eso del pollo tierno ,yo a veces lo tenía tierno y otras veces no.....Un beso

anird najela dijo...

¡¡¡Julieta !!!, "peleamos" pero sos ¡¡¡Mi amiga!!!.

Ashiku dijo...

Anird! Volviste y ahora no tenía yo tiempo de pasar. Me encantó la historia del pollito pasado.LA hubiera convidado a la suegra esa ama de casa, pobre vieja, se me hace que quedó con las ganas...

Abuela Ciber dijo...

Fue grato leerte, es la vida misma en su total egoismo de no compartir lo poco que se tiene, aunque generalmente los que no comparten son los que tienen más.
Gracias por pasar por el blog, acostumbro a contestar a todos los amigos y, a visitarlos. A veces el tiempo no da para recorrerlos en un solo día, porque estoy poco rato sentada frente a este aparato.
Recibe mi cariño sincero.

pal dijo...

ay! me hiciste pensar... yo que solo tengo uno y no es lo mismo tener unO que tener unA...

anird najela dijo...

Pal: yo tengo dos, pero me adelanto y prefiero invitar yo. Una de mis nueras me alaba el pollo al horno con papas y de vez en cuando me pide que lo haga , igualmente si la convido a comer ñoquis, y te digo, éso me alegra, pero del otro lado ni "mus"...¡en fin! quizás algún día, sea otro día! Son celos y creen que le vamos a sacar al marido.
¡Pal, el pollo tierno me lo hago yo!...
Me encanta que participes en mi blog. Con cariño :Anird.

Lalodelce dijo...

El único pollo tierno que tengo es maravillosa! Y he tenido demasiadas gallinas fosilizadas del pleistoceno, de tan duras (léase: suegras)...